Vampire Warriors: Chicas y Kung Fu en Hong Kong

https://www.facebook.com/destinoalinfinito/ https://www.facebook.com/destinoalinfinito/

Vampire Warriors es una película producida y rodada en Hong Kong sobre una cazadora de vampiros llamada Ar (Jiang Luxia) que, como si fuera una versión femenina de Blade, se dedica a luchar contra los seres de la noche en las oscuras barriadas de la urbe de Hong Kong. La película es interesante, a pesar de que el punto de partida es poco original, ya que podemos ver cómo son los entresijos del mundo underground de Hong Kong, algo que también se muestra de forma un tanto amable y hasta paródica.


La película, originalmente titulada originalmente como 殭屍新戰士, literalmente traducida del Chino Cantonés como Vampire Warriors (desconozco si existe un título español o si la película fue alguna vez traducida al español). No obstante, se ha llegado a editar bajo el título Lesbian Vampire Warriors en una jugada inteligente por engañar al consumidor y venderle algo que no es y, de paso, intentar ver si algún despistado llega a ella al confundirla con Lesbian Vampire Killers de James Corden. La película no tiene tórridas escenas lésbicas, como podría dar a entender su título que no resulta más que un juego de trilero del empresario convertido en director de cine Dennis Law. Lo que sí que tiene la película es acción al más puro estilo asiático, con un despliegue de artes marciales que, aunque nunca llega a sorprender, adorna una película que no deja de tener un argumento endeble y momentos bastante tontos.

La película empieza más o menos bien con una escena que quizá sea la mejor de la película es la inicial, en la que vemos Ar caminando por la calles de Hong Kong mientras suena una guitarra tocando un ritmo latino con algunos ápices de Flamenco, que bien podría encajar en una adaptación de El Zorro (nada menos asiático). La escena se transforma en un videoclip con música occidental estilo años 80/90 pero sin perder el rimo latino (suenan trompetas y todo) mientras vemos como un grupo de chicas borrachas baila con unos chicos que se convertirán en sus víctimas. Y digo que es un videoclip porque tiene forma de tal, incluso se utilizan planos a cámara lenta mientras se baila, como se hacían en los videoclips de antes. Me puedo figurar que Law tiene cierta añoranza por su época de joven sólo viendo esta escena. Podéis ver la escena a la que hago referencia haciendo click aquí.

Debo hacer referencia a las habilidades físicas y el control de las artes marciales de Jiang Luxia, que hace toda una exhibición de ellas durante la película. Al fin y al cabo, la película no deja de ser un film asiático de artes marciales y éstas son lo mejor del metraje, hechas con los actores y especialistas cogidos sobre cables al más puro estilo Tigre y Dragón, sólo que infinitamente más cutre. No hay violencia ni apenas sangre, a pesar de ser una película de vampiros.


El problema es que la premisa que pueda presentar se acaba desinflando tras la misma para convertirse en una sucesión de escenas hechas con poco presupuesto y un diseño CGI horrible. Como película de acción y de fantasía pierde también bastantes puntos en este sentido, ya que es imposible tomársela en serio y acaba por no resultar más que una broma que nunca llega a tener gracia. Es decir, tampoco funciona como comedia, que es lo que se supone que es oficialmente. Más bien parece un capítulo de Power Rangers hecho en China y protagonizado por mujeres, con el estilo cutre que caracterizaba a esta vieja serie.

Respecto a las féminas, Chrissie Chau está muy sexy como Max con un traje que algo deja ver cuando aparece colgada boca abajo en una escena con una pose vampiresca, pero sin llegar a ser una recompensa justa por ver la película si, como yo, entraste con otras expectativas. Más allá de eso, olvídate de alimentar tu lívido y, si te obcecas y le das una oportunidad a la película en ese aspecto, acabarás perdiendo el tiempo. Por otro lado, el resto del reparto femenino se deja ver sin que su presencia sea una ambrosía para la vista especialmente, aunque todas parecen sacadas de un catálogo de modelos.

Por lo demás, poco que mencionar. Algunos momentos supuestamente graciosos no llegar ni a arrancar una ligera sonrisa, algunos personajes, como el malo a lo Fumanchú, son de lo más patético que se puede echar en cara y algunas escenas sobran del metraje, que tiene un montaje largo, un tanto caótico y con un estilo más bien televisivo. Recomiendo verla a los fans del cine asiático exclusivamente, si es que ellos son capaces de llegar al final sin aburrirse. Lo mejor de la película es Chrissie Chau, las peleas de Kung Fu y el poder pasear por el underground de Hong Kong. Lo peor, todo lo demás
https://www.facebook.com/destinoalinfinito/ https://www.facebook.com/destinoalinfinito/

No hay comentarios. :

Publicar un comentario